SKIN DIARY: Volviendo al dermatólogo y primeros cambios en las rutinas.

Buenas tardes! 🙂

Debido a mi vuelta al dermatólogo he tenido que hacer unos pequeños cambios en mis rutinas diarias, tanto en la de día como en la de noche. Las que me seguís también en Instagram habréis visto cómo he ido poco a poco disminuyendo los productos que utilizaba a diario, hasta quedarme con unas rutinas muy muy simples que devolviesen la “calma” a mi piel.

Pero pongámonos en situación…

Desde hacía ya bastante tiempo me acompañaban a diario mini quistes que aparecían y desaparecían en mi barbilla y zona de la mandíbula. Algunos de ellos llegaban a convertirse en granitos blancos muy pequeños que en lugar de desaparecer acababan transformándose en crostitas y a posteriori, manchas. Tras leer bastante sobre cosmética coreana me animé a probar con los ácidos BHA y AHA para exfoliar y atacarlos desde dentro, así como algunas hidratantes fabulosas y BB Creams que me dejaban una apariencia de 10, pero al final tantas eran las cosas nuevas que probaba en mi cara que mi piel dijo basta. El brote que tuve hace más o menos un mes me llevó a plantearme la vuelta al dermatólogo y dejar de “automedicarme”… 😦

El doctor lo tuvo pronto claro: mi problema no iba a desaparecer si no era con medicación. Teníamos que actuar desde dentro porque se trataba de capas muy interiores de la piel. Nada de lo que me echaba por fuera estaba realmente funcionando, simplemente mejoraban la apariencia, pero no servían como solución. Me explicó que las cremas y otros productos anti-acné trabajan bien con el acné juvenil, pero no con el acné adulto que nace en las glándulas sebáceas (ya demasiado adentro como para que el efecto de estos productos las alcancen).

Y si no era poco saber que mi tipo de acné no tenía una solución fácil, me dijo también que me estaba provocando manchas que iban a quedarse para siempre si no actuábamos pronto. Todo una maravilla, vamos…

A partir de ese día y gracias a las explicaciones del doctor, decidí no utilizar mi cara como lienzo en blanco para pruebas, y eso no quiere decir que deje de utilizar cosmética coreana, no, sino que voy a intentar empezar por solucionar el problema actual y a partir de ahí aprender mucho más sobre mi piel para después aplicarme solamente aquellos productos idóneos para mantenerla cuidada, sana y bonita.

Y llegaron los primeros cambios:

Los primeros pasos en mis próximos meses iban a ser una limpieza muy simple y específica por las noches, durante los primeros 15 días: sólo dos productos, gel limpiador y tónico.

noche

  • SATO Detergente limpiador: es un jabón muy suave, de venta en farmacias que según indica en su propia caja es específico para pieles grasas y con impurezas, hipoalergénico. Sirve tanto para cara como para el cuerpo.
  • Tónico DERIPIL: contienen un 2% de eritromicina, por lo que se considera un medicamento y por lo tanto tiene que comprarse con receta médica (creo que esto era lo que necesitaba para deshacerme del brote de acné que estaba sufriendo…).

 

Por las mañanas una limpieza también muy simple, y mucha crema hidratante. Para ello comienzo lavándome bien la cara sólo con agua (a veces, un par de días a la semana como mucho, añado el gel limpiador Low pH Good Morning Gel Cleanser de Cosrx), y tras ello agua micelar-tónico, y la hidratante que no falte!

mañana

  • Gel limpiador de Cosrx (sólo uno o dos días por semana), el resto sólo agua.
  • Solución Micelar 4 en 1 de ISDIN. La uso como tónico, pero también para completar la limpieza. La verdad que es un producto muy novedoso y que me gusta mucho. Siento como me deja la piel limpia y fresca tanto usándola como tónico como a modo de desmaquillante (a ver si os puedo preparar un post sobre ella! 🙂 )
  • Crema hidratante Sébium Global de Bioderma, específica para pieles con tendencia acnéica. Tiene un olorcito súper agradable!

 

Sólo con estos cambios mi piel ya notó una mejoría importante. El brote que llevaba días acribillándome prácticamente desapareció, uno días después la piel se había vuelto más lisa y dejaron de salirme quistes nuevos. ¡Y todo esto con sólo una semana de aciertos! Todo esto me lleva a pensar que los siguientes pasos también funcionarán (estoy realmente esperanzada), y que hubiese tenido que tomar la decisión de ponerme en manos de un profesional mucho antes en lugar de dedicarme al “prueba y error” (*).


(*) Y hago este inciso para deciros que no sólo es importante ponerse en manos de un profesional, sino también acertar en el profesional ya que años atrás estuve visitando otro dermatólogo que no me solucionó nada de nada. No me llevó ningún control en el tratamiento, ni revisiones periódicas para ajustarlo o mejorarlo, así que os podéis imaginar que el resultado no fue para nada el esperado…

 

La semana que viene comenzaré la segunda parte del tratamiento, con cremas y productos nuevos que tienen muy buena pinta. Os iré contando a través de Instagram pero también por aquí, por si a alguna de vosotras le ocurre algo parecido y os ayuda a decidiros a acudir a un dermatólogo 😉

Cualquier duda que tengáis dejádmela en comentarios y os respondo! Que tengáis feliz día! Nos leemos! :*

signatura

 

 

 

3 comentarios en “SKIN DIARY: Volviendo al dermatólogo y primeros cambios en las rutinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s