Unas horas en Córdoba

¡Córdoba, qué bonita Córdoba! Hace unas semanas estuve de viaje exprés en Córdoba y vamos, qué os puedo decir que no sepáis sobre lo espectacular que es esta ciudad… Desde el primer paseo por sus calles supe que quería volver con más calma, porque a pesar de estar bastante lejos, de verdad que valen la pena las casi 4h de AVE hasta allí. ¡Enamorada de Córdoba me quedé!

Hace varios años viajé al sur con mis padres, de vacaciones familiares. Visitamos Jerez, Cádiz y alrededores, y un poquito de Sevilla (tiempo de darnos un paseo en carro de caballos por la ciudad y poco más…). A partir de ahí supe que el sur era diferente, que se respira otro ambiente, buen rollo, alegría, y que sus gentes son encantadoras (de hecho, aunque seguro que no es así, ¡parece que siempre estén de buen humor! ). Esta vez viajaba con amigas con motivo de la despedida de soltera de una de ellas. Desde que nos pusimos a organizarla tuvimos claro que el destino sería Córdoba puesto que estaban en plena Feria, pero lo que no sabíamos es que no hace falta ninguna escusa para viajar hasta allí, cualquier época del año seguro que es buena ya que el encanto de sus calles y de su gente no depende del día 😉

Nos hospedábamos en un hostal bastante cutrecillo en pleno centro (de éste no os dejo referencias porque no lo recomiendo, aunque si alguien va en el plan “festivo” como íbamos nosotras, te soluciona estupendamente la papeleta). Desde aquí estábamos por un lado a 10 minutos andando de la Mezquita y todo el casco antiguo, y por el otro a 15 minutos de la Feria, ¡todo un privilegio!

Lo primero que hicimos nada más llegar fue ir a cenar. Habíamos reservado desde casa siguiendo las referencias de una de nosotras, que ya había estado en ese lugar, y lo recordaba como exquisito. La verdad que no se equivocó: en Casa Rubio pudimos disfrutar de deliciosas tapas típicas de la zona que sabían a gloria y no a frito y refrito, como suele suceder en algunas tascas: flamenquines, berenjenas con miel, boquerones, croquetas, ensaladilla con pulpo… Y a destacar también la vestimenta de sus camareros puesto que los hombres iban con camisa y corbata, las mujeres bien arregladas y peinadas, y todos todos con la sonrisa en la boca en todo momento. Detalles que marcan la diferencia y que no son tan difíciles de conseguir si uno se lo propone. Os dejo el link a la página web del restaurante: RESTAURANTE CASA RUBIO.

Tras la cena, directamente a dormir, llevábamos un buen día de tute y al día siguiente nos esperaba una jornada bien completita.

A la mañana siguiente, nada más levantarnos bajamos a desayunar al bar de la esquina. De nuevo un acierto: estaba todo riquísimo y los precios eran muy baratos (un café con leche y una tostada enoooorme con tomate, mantequilla o mermelada, 1,80€!). Desde aquí nos dirigimos ya hacia el centro y lo primero que encontramos fue la Mezquita… ¡Guau!

mezq diamezq dia puerta

mezq noche

Desgraciadamente cuando comenzamos a planificar la despedida, allá por el mes de enero – febrero, ya no quedaban entradas para poder visitar la Mezquita por dentro (nos dijeron que de 8h a 9h de la mañana la entrada es libre y gratuita, pero no pudimos levantarnos tan pronto, así que tocará volver sí o sí 🙂 Sí que pudimos ver el patio, que está abierto al público durante todo el día. Allí dentro hacía un frescor muy agradable que a pesar de no ser todavía mediodía, ya se agradecía!

interior mezq

Tras esto callejeamos por el centro. Fuimos hasta la Sinagoga, que justamente estaba cerrada por obras, visitamos varios patios todavía con flores, vimos escaparates de diferentes platerías en los que conocimos la filigrana cordobesa, le tocamos el pie a Maimónides, bebimos rebujito para refrescarnos… En fin, que con el poco tiempo que teníamos aprovechamos al máximo todo lo que nos dió la mañana para conocer a grandes rasgos la ciudad y así quedarnos con muchas, muchas ganas de volver 🙂

patio1patio2puente piedra

Con tanto paseo arriba y abajo os podéis imaginar que el hambre nos apremió pronto. Teníamos reserva en el restaurante Mesón San Basilio, un patio cordobés rehabilitado para servir comidas, con pequeños salones en sus estancias, que a pesar de estar repleto de mesas (¡y gente!) seguía manteniendo su encanto.

restaurante sábado

Comimos de nuevo comida típica: berenjenas con miel, salmorejo, rabo de toro o carrillada en salsa fueron sólo algunos de los platos que probamos, y nuevamente el lugar fue todo un acierto, ¡estaba todo riquísimo!

Por la tarde, tras pasar por el hostal y arreglarnos un poquito, pusimos rumbo a la Feria. La verdad que había visto, oído y leído mucho sobre la Feria de Sevilla, pero nada sobre la de Córdoba, y me quedé completamente maravillada.

Casetas, gente, flamencas, música, muy buen ambiente y mucha marcha! Todo esto es lo que encontramos en la Feria, en un recinto enorme con infinidad de opciones para pasar una larga y estupenda velada.

portada feria iluminada2bullicio feria

cartel no es no

caseta cena

Se nos hizo corto, realmente corto, pero estábamos muy cansadas y nuestro cuerpo nos pedía un respiro… El domingo todavía teníamos visita a unos baños árabes del centro y teníamos que estar a tope para poderlos disfrutar al 100% 🙂

Estas imágenes son de la web propia de los Baños Árabes, ya que no pueden tomarse fotos allí. Os dejo el link por si queréis visitar su web y obtener más información: BAÑOS ÁRABES DE CÓRDOBA. Nosotras reservamos a través de esta web y el proceso es realmente sencillo.

Y hasta aquí llegó nuestro fin de semana en Córdoba. Después de los baños, bien relajadas, nos dispusimos a caminar hasta la estación de tren, donde aún tuvimos tiempo de comer y tomar un café de despedida antes de subir al AVE de regreso a casa. Cada una de nosotras tenía un destino diferente, así que casi no nos dio tiempo ni a comentar el fin de semana…

La verdad que todo había salido como esperábamos, y la novia quedó encantada, así que ¿qué más se le puede pedir a un finde con amigas? 🙂

Espero que os haya gustado el post y, si todavía no lo habéis hecho, que os animéis a visitar esta bonita ciudad. Si tenéis alguna duda, o queréis algún consejo extra, no dudéis en escribirlo todo en los comentarios! 😉

Gracias por leerme! Un abrazo!

signatura

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s