Aceite de Camelia de ACEMELIA

Buenas tardes a tod@s!

Os traigo otro producto totalmente nuevo para mí que conocí en el Beauty Lovers Valencia. Se trata del aceite puro de Camelia, 100% natural (está formulado al 100% con este aceite, sin ningún otro ingrediente), de la marca ACEMELIA.

ce24afbd-c319-4f28-970b-8b0c2011349e

En el evento tuvimos la suerte de contar con una presentación “en vivo” de dicho aceite. Mercedes y Mª José en especial, tuvieron la deferencia de venir desde muy lejos para explicarnos de primera mano las bondades de este aceite (por cierto, decir que quedé pasmada con todo lo que sabe Mª José sobre el aceite y la flor que lo genera! A pesar de que nos repitió varias veces que ella no es botánica, se ha encargado personalmente de conocer de primera mano y hasta el último detalle el producto que está vendiendo, y eso, evidentemente, se agradece 🙂 ).

Ahora soy yo la que os va a intentar trasladar a vosotr@s lo que aprendí durante el ratito con ellas, y lo que he descubierto durante el uso del aceite. ¡Comenzamos!

La Camelia es una planta de tipo árbol-arbusto procedente de las regiones tropicales y subtropicales de Asia, China y Japón. En el caso de ACEMELIA cultivan sus Camelias Japónicas en Galicia, donde el clima húmedo y fresco favorece su crecimiento (imaginad si crece bien la Camelia en Galicia que se dice de ella que es “la flor de las Rías Baixas” 😉 ). La Camelia florece en invierno, más o menos a partir de diciembre y durante los tres meses siguientes y es la semilla de esta flor la que se extrae para prensarla y conseguir su valorado aceite.

El aceite de Camelia tiene muchos usos, desde el culinario hasta el cosmético y terapéutico, y a pesar de que en España no está aprobado su uso para el consumo humano, algunos cocineros gallegos lo utilizan en sus platos. Nosotros nos vamos a centrar en sus propiedades para uso cosmético:

  • Ayuda a mantener el agua naturalmente presente en la piel. No se trata de un producto hidratante, no aporta agua, sino que ayuda a que la hidratación de la piel no se pierda.
  • Antioxidante y anti-edad. Protege la piel de los daños provocados por los radicales libres presentes en el ambiente.
  • Astringente y cicatrizante. Ayuda a recuperar heridas y cicatrices.
  • Anti microbiano. Es especialmente conocido por su capacidad anti-fúngicos.
  • Antiinflamatorio y analgésico. Reduce inflamaciones en la piel y calma algunos dolores superficiales.

En los últimos años el aceite de camelia se ha vuelto un ingrediente imprescindible en muchos productos faciales de alta y media gama. Mezclado con otros ingredientes, mejora sus cualidades aportando al producto todas las propiedades que hemos visto un poquito más arriba, pero hay que destacar que el aceite que vende ACEMELIA es solo aceite, por lo que podemos utilizarlo para múltiples propósitos sin necesidad de invertir en productos diferentes.

9e24c49a-3529-455d-a34e-9f32a68fa25e

¿Para qué lo he estado usando yo? Pues bien, entre los diferentes usos que nos explicaron en la presentación del producto, yo lo he utilizado de las siguientes maneras:

  • UÑAS: tras retirar el esmalte (ya sea permanente, semi-permanente o un esmalte básico), un poquito de este aceite sobre las uñas ayuda a recuperarlas. Convendría aplicarlo cada noche durante varios días, por ejemplo, y dejarlo actuar (y quizá dormir con guantes ayudaría más todavía 🙂 ).
  • CABELLO: dos gotitas del aceite de Camelia bien repartido por todas las puntas se convierte en un buen reparador. Podría usarse bien como mascarilla (aplicándolo antes del baño o con el pelo mojado, recogido con una toalla y dejando actuar durante un buen rato para después aclarar), o bien tras el peinado como sellante para las puntas (aplicando de medios a puntas reparamos y evitamos el encrespamiento, y además aportamos brillo).
  • MANOS: muy útil también como crema de manos. Aplicas una gota en la palma de la mano y repartes bien. Eso sí, con sólo una gota es suficiente, de lo contrario puedes llegar a notarte las manos aceitosas durante un buen rato! No lo he podido probar todavía con las manos muy estropeadas, pero estoy segura que será un buen aliado para reparar las manos de los síntomas del frío. Os contaré qué tal! 🙂
  • BARBA: esta vez no he sido yo la que lo he probado, eh?? A ver qué estáis pensando de mí ahora… jajaja Se lo pasé a mi chico y le dije que se aplicase unas gotitas en la barba antes de afeitar y el resultado fue muy bueno. La piel de la barba se suavizó y el pelo se volvió más “blando”, con lo que le resultó más fácil (y menos doloroso) afeitarse.

Insisto mucho en que con poca cantidad es suficiente (una gota, dos gotas…) porque al tratarse de un aceite tal cual, cunde muchísimo y si te pasas de la cantidad te puede dejar una sensación aceitosa nada agradable. El aplicador de este en concreto es tipo pump por lo que hay que llevar mucho cuidado cuando aprietas para evitar que salte un chorrito. Quizá hubiese sido más fácil con un aplicador tipo “cuenta gotas” (recadito para la marca! 😉 )

a7761ab0-91f7-4f85-8071-377176d58c42

Al explicar los usos que le estoy dando yo os habréis dado cuenta de que no he nombrado el rostro. En mi caso, y a pesar de que se encuentra en el grupo de aceites no comedogénicos (en el blog Cosmética a Prueba tenéis una entrada muy interesante sobre esto. Os la dejo aquí.), me da algo de miedo que si lo mezclo con mi crema hidratante habitual me aporte demasiada grasa y pueda favorecer la vuelta del temido acné… De todas maneras, como os digo, se trata de un aceite no comedogénico, por lo que no tendría que haber ningún problema, y menos utilizándolo, por ejemplo, una vez a la semana con una gotita en la crema hidratante. Creo que lo probaré ahora cuando llegue el frío de verdad, que tendré la piel un poco más seca, y os cuento 😉

En resumen, el aceite de Camelia es nutritivo, regenerador, apto para pieles sensibles y no comedogénico, por lo que puede considerarse apto para todo tipo de pieles, incluso la acnéica (que es mi caso). Sí que recomendaría, personalmente, para aquellas personas que como yo temen a los aceites, utilizarlo con precaución en el rostro porque al fin y al cabo es un aceite y podría provocar un exceso de sebo si se usa en demasiada cantidad. En cambio, no tengamos reparo en utilizarlo en otras zonas del cuerpo, incluso el cabello, y seguro que descubrimos en este aceite un potente aliado 😉

Espero que os haya gustado la entrada de hoy. Nos vemos en la siguiente con más novedades!! 🙂

Gracias por estar ahí,

signatura

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s